Skip to main content
Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "Nuestra Raza n2 set 1933"

See other formats


MONTEVIDEO 











































































NUESTRA RAZA 


¡Vúni. 2 


Revista Mensual— Organo de la colectividad de color 
dirección y administración: CONSTITUCION 1760 

CUERPO DE REDACCION 


Año / 


PILAR E. BARRIOS, TUUO GUTIERREZ, GILBERTO CABRAL.^SANDALIO GUTIERREZ 
FELICIANO A. BARRIOS, CARLOS CARDOZO FERREIRA, VENTURA BARRIOS 
Toda correspondencia, giros, eic. debe ser dirigida a 'a Dirección. Toda colaboración aunque traiga seu 
dómmo debe venir firmada. No se devuelven los originales sean o no publicados. Toda 
persona de color puede colaborar en esta revista. La dirección no se res¬ 
ponsabiliza de las ideas vertidas por los colaboradores 


MONTEVIDEO SETIEMBRE 25 DE 1033 



Muy gratas son para nosotros esas frases impregnadas de 
aliento, que a dia tío nos llegan. No nos envanecen; pero nos 
estimulan y reconfortan, por el significado moral que ellas 
implican, para quienes se lian lanzado a una aventura de 
contornos quijotescos — tal se lia afirmado — en la cual 
otros coterráneos, han debido ceder terreno ante obstáculos 
insalvables, derivados del medio ambiente enervante e indi¬ 
ferente en que les tocó actuar y en el cual, indefectiblemen¬ 
te, tendremos que desarrollar nuestras tareas periodísticas. 

Se ha dicho, que la lucha cuando tiene por finalidad un 
ideal, dignifica al hombre, lo engrandece y lo fortifica, y sin 
que ello importe restarle espíritu de lucha a los compañeros 
que nos han precedido en el periodismo, — diremos que ve¬ 
nimos animados de un gran deseo de luchar y vencer y a 
sabiendas de que el camino a recorrer tiene más zarzas que 
flores. 

No nos sugestiona el aplauso fácil e impresionista del mo¬ 
mento. No! Sobre bases más sólidas hemos echado los ci¬ 
mientos de Nuestra Raza: afirmar los puntos básicos en 
que-afinca la estructura moral de nuestra clase; hacerla 
consciente, capacitada, para justificarla y defenderla contra 
ese prejuicio arcaico, que la presenta como interiorizada, re¬ 
legándola a ultimo-término. 

- Para ello contamos con el apoyo que nos dispensen todos 
los que sepan pensar alto y sentir hondo. Los esperamos 
en esta hora de prueba. Ahí están las páginas de nuestra 
revista, abiertas a todas las iniciativas, a todas las realiza¬ 
ciones que plasmen un sentir colectivo, o aporten un haz de 
luz eu la ruta emprendida. 


Ventura Barrios. 



2 


NCESTfcÁ RAZA 


Lev ineludible del tiempo, es: el progreso evolutivo del género hu¬ 
mano, sin que amengüen ni acrecienten su Valor, — dentro del decur¬ 
so de los siglos,— ni el color de la piel ni la raza a que se pertenece. 

Cuando Bousset emitía su sentencia sobre la varolización humana, 
considerándolas, como unas monedas, donde unas tendrían el valor de 
ser piezas de oro, otras de plata, otras de bronce y otras de hierro; 
su sentencia, se encuadraba a la ética conservadora y excluyente de 
esa época. Bousset, hijo del absolutismo y primate indiscutido del ab¬ 
solutismo, no podía diferenciar 
el Valor humano, nada más, que 
al través de los conceptos abso¬ 
lutos, que como príorcipe de la 
Iglesia, él con todos sus honores, 
representaba. 

La humanidad, al seguir su 
trayectoria ascendente, no puede 
catalogar, el valor cualitativo de 
las razas, con reglas o juicios, arbitrarios, ya que es, incuestionable, 
que cada raza, vive sus épocas, deslumbrando con sus grandezas, 
como se eclipsa, bajo las sombras de sus decadencias. 

Si en nombre de un amplio concepto solidarista aceptásemos, como 
verdad absoluta, que la raza negra se supera, en valor, frente al con¬ 
cepto de igualdad que predomina en nuestros tiempos, cometeremos, el 
mds grave de los errores; ya, que nuestra raza, vá en su trayectoria de 
ascención, escalando los peldaños, que ayer le fueron vedados. Hoy, 
aquilatando conocimientos, ellos, no pueden más que brindarles, la opor¬ 
tunidad de ponerlos de manifiestos,—y se ha de entender,—que siempre 
fue una fuerza humana, a la cual se le prohibió, el ejercicio de inalie¬ 
nables derechos; pero, que acordados, en razón de justicia, es una fuer¬ 
za que entra a generar sus esfuerzos, y con ellos, la humanidad, recibe 
la prueba de un valor, que se rechazaba, porque así convenía a la éti¬ 
ca de otros tiempos, ó deliberadamente,—conceptuándo un mito,—la 
declaración de los derechos humanos, se le desconocía. 

E! género humano, no se revalorizará, más allá de su genésico valor 
por la simple aplicación de una ética igualitaria. ¡No! El género huma¬ 
no, asciende en su incensante marcha, no como un nuevo Valor, sino, 
que más bien debemos de reconocer, que hace una obra dé reemplazo, 
ocupando los nuevos, el sitio, que ocupaban los que ya sufrieron, el 
natural, desgaste. 

Las razas más agotadas,- porqué sobre ellas desplazaron los siglos, 
sus obras de progresos,—sufren el mal de la decadencia, y, las razas 
que no desgastaron sus fuerzas, por tenerlas en embrión, entran a la 


¿TRASMUTACION 
DE VALORES? 

Cordialmrote para NUESTRA RAZA) 



NUESTRA RAZÍÁ 


>l»‘ i *“' ■■‘■.- « .i ■ ~ * ' 


función evolutiva, con todas las vitalidades intactas, para la lucha. 

La especie humana tiene el valor de su medio ambiente, y, con sus 
contingencias en favor, o en contra de ese mismo medio, lucha en 
pro de su mejoramiento. 

Las razas no pueden sufrir como los metales, trasmutaciones. Cree¬ 
mos, que cada una, actúa y se desenvuelve en su acción cultural y 
económica, con su debido tiempo. 

PETRONIO. 


Agosto 933. 

■ ■ 

B rOLCilÍilSHI£ ja 

En la vida de los hombres, co¬ 
mo en la de los astros, existe la 
necesidad del tiempo, para poder¬ 
se estimar en toda su plenitud, lo 
radiante de su luz, al través de los 
espacios. Pedro Oscar Pérez, fué. 
dentro el medio cultural de nues¬ 
tra raza, un irrefutable ejemplo. 

Hoy, a los 22 años de su tem¬ 
prana muerte, flota aún, en nues¬ 
tro medio ambiente, muchas de 
las cualidades de su espíritu, que 
parecen presidir con señorial pres¬ 
tancia, las nunca bien pohderadas 
acciones caballerescas del que fu¿: 
todo un esforzado paladín de nues¬ 
tra causa social, en sus más va¬ 
riados aspectos. 

Pedro, como familiarmente le 
llamábamos todos,— acercándonos 
así, a su jovial espíritu; solo sabía 
de hermandad de afectos y reali¬ 
zaciones, y actuó, dentro de un 
amplio medio, llevando a todos los 
terrenos, lo dilecto de su cultura, 
sin desentonar ni adaptarse a nin¬ 
guno de los centros de presión 



que prevalecieran; sino, que po¬ 
niendo, mucho de sus cualidades, 
sin rozar en lo más mínimo las 
modalidades preponderantes. 

Amable casseur, en todo mo¬ 
mento, abordaba el tema predilec¬ 
to de sus contertulios con la inna 
ta peculiaridad, de apartar lo banal 
o despectivo de la charla, con una 
humorada de impecable hilaridad, 
cuando no sellase, con su expon- 
tánea y franca carcajada, alguna 
salida de tono, que trocaba, lo ama¬ 
ble de un rato de prosa, en la 
agresividad de los desplantes. 

Al rendirle nuestro homenaje, 
en el 22.° aniversario de su tem- 




4 


nuestra raza 


prana desaparición, Nuestra Raza, 
cumple con hechos, los propósitos 
de sus enunciadas de prédica, y 
y rinde de paso homenaje, a un alto 
valor cultural, y colega de prensa. 

Horacio 


Apuntes de mi cartera 


"SOLIDARIDAD RACIAL 


Lejos de mi animo es hacer juicios 
categóricos en esta breve nota, del pe- 
triodo de intensa agitación social, de la 
pue aun perdura muy fresco el recuer¬ 
do en el ambiente. No por egóismo, sino 
por extemporáneo a la intención que lle¬ 
va este apunte, como es, de exponer un 
rasgo que tiene un poder elocuentemen¬ 
te sugestivo. 

Han transcurrido tres años en que '.a 
colectividad, adhiriéndose a la conme¬ 
moración del Centenario de la Indepen¬ 
dencia patria, vivió días de júbilo y se 
sintió conmover ante los diversos es¬ 
pectáculos realizados con tal aconteci¬ 
miento. 

Fueron exposiciones que trasuntaron 
en forma evidente, los valores, las ense¬ 
ñanzas y las nobles vocaciones del ele¬ 
mento estudioso, y se puso de relieve 
en forma inequívoca la cultura de nues¬ 
tro medio - ambiente. Ls correspondió 
a la gente joven por natural deber, ser 
intérprete de la hora, y a fe, que lo hizo 
con comprensión, arrogancia y altivez. 

Todas las iniciativas, surgieran del 

sector que fueren, tuvieron- su acogida 


leal, fulminando las maquinaciones de 
algunos excépticos, con el entusiasmo, 
las aspiraciones y el afán unánime do 
elevar el nivel cultural. 

El panorama social se presentó auspi¬ 
cioso; la concordia se paseaba ufana, 
la solidaridad daba esplendor. No sólo 
los mancomunaba así, la satisfacción 
del holocausto a la fausta fecha, sino 
un hondo sentimiento racial de demos¬ 
trar en tan buena oportunidad, ante pro¬ 
pios y extraños que un siglo andado, 
aun en un camino de espinosos resa 
bios, nada habla atemperado la sen 
sibilidad de los hijos de la raza negra 
d= alma blanca. 

Lástima grande, es que ese altruista 
sentimiento de superación y de solida¬ 
ridad racial no se mantenga l'L-.nte. No 
ha de ser necesario que sea só’d en con¬ 
memoraciones de grandes efemérides 
que toque a somatén la voz del corazón 
y desborde del cauce nuestros entusias¬ 
mos. 

Un cúmulo de factores- nos obliga a 
mantener una fuerte unidad, para que 
la accióa sea la redentora de ideales 
tan largamente acariciados. Los Círcu¬ 
los, Centros e Instituciones desarrollan 
actividades rápidas y eficaces respalda¬ 
das, fortalecidas, por la fuerza de su 
guarismo social. 

Afán de superación nace del innaio 
sentimiento de solidaridad, fuerza po¬ 
derosa, energía vivificante que tenemos 
el deber de aprovechar para la acción 
de nuestro desarrollo social y cu’.turai 
que la colectividad espera con justo de¬ 
recho. 

Nagel, 



Muestra raza 


5 


Los que alientan 


El caracterizado colega «El 
Censor » de Pando, que dirije 
el viejo y avezado periodista 
Don Ramón D. Morandi, al 
anunciar la aparición de nues¬ 
tra revista, se expresa en es¬ 
tos términos, que mucho agra¬ 
decemos: 

‘Hemos recibido 

El número l 9 de la interesante 
revista “Nuestra Raza”, órgano 
de la colectividad de color de 
nuestro país. Trae un nutrido y 
muy importante material de lec¬ 
tura, el que hemos leído con mᬠ
ximo interés. Porque, como es 
notorio, entre nosotros existe to¬ 
davía el prejuicio que predominó 
en el ánimo de nuestros mayores, 
sobre la pretendida inferioridad 
intelectual de la raza negra com¬ 
parada oon la blanca. Y que, a 
pesar del esfuerzo de muchos es¬ 
critores de fuste y de la mani¬ 
fiesta opinión de muchos sabios 
etnólogos, son muchos los que 
siguen creyendo que el color de 
la piel puede influir en la menta¬ 
lidad de los hombres. Esta abe¬ 
rración es preciso que sea com¬ 
batida, a fin de que desaparezca 
esa injusticia social que, incons¬ 
ciente o por desidia, se ha come¬ 


tido antes, y se sigue cometiendo 
aún hoy, por los pueblos de raza 
blanca. El hombre de color entre 
nosotros, fue siempre el prototipo 
de la fidelidad y el valor, cuali¬ 
dades que siempre se le recono¬ 
cieron, aún por los hombres me¬ 
nos instruidos del país. Pero eso 
no basta. Porque, aún teniendo 
en cuenta que ello es muy hon¬ 
roso, al especificarlo explícita¬ 
mente, encierra un dejo de infe¬ 
rioridad moral que es preciso des¬ 
terrar de nuestro ánimo. El negro, 
como el blanco, son hombres 
capaces de luchar y vencer con¬ 
tra los obstáculos morales y ma¬ 
teriales que impiden el avance 
de los pueblos por la vía del pro¬ 
greso. Tienen los mismos senti¬ 
mientos y las mismas ambicio¬ 
nes. Luego, no es justo ni humano, 
considerar al hombre de color, 
inferior al hombre blanco. Hacen 
muy bien los componentes de la 
estoica raza de color, al iniciar 
la obra redentora de la misma, 
exigir que se les conozca y se les 
respete al igual que a las demás 
razas. Esa obra debe ser llevada 
adelante sin desmayos, a fin de 
que por su difusión desaparezca 



6 


NUESTRA RAZA 


el prejuicio a que nos hemos 
referido. Adelante, pues. 

II. D. Morandi. 

• ♦ * 

Montevideo, Agosto 22 de 1933. 

Señor Ventura Barrios. — Presente. 

Estimado amigo. He recibido, hace ya 
muchos días, la circular y la tarjeta en 
la cual veo, con mucho placer que uste¬ 
des se han dado perfecta cuenta de la 
necesidad que existe en nuestra colec¬ 
tividad de tener una revista y es por 
eso que no tengo nada máe que calu¬ 
rosas felicitaciones para ti y demás 
cuerpo de redacfpres, deseándoles un 
millón de éxitos en la empresa que han 
emprendido. 

; “NUESTRA RAZA"! asi también, 
era el título de aquel pequeño diarito 
que se editó por ustedes en nuestro que¬ 
rido pueblo y al evocarlo vienen a mi 
mente muchos dulces recuerdos de tiem¬ 
pos ya idos para siempre. ¡Eramos to¬ 
dos tan pequeños, había en nosotros" 
tanto optimismo, Ventura. Y de aque¬ 
llos que escribían, haciéndonos vivir mo¬ 
mentos de emoción, viene a mi mente 
un nombre: el de la exquisita escritora 
Esperanza Barrios, que hace-mucho tiem¬ 
po que Dios la 'llevara hacia los países 
celestiales de donde nunca más se re¬ 
torna, y es por eso que al evocar su 
nombre, también siento mucha tristeza. 

Bueno, amigos, otra vez vuelvo a ha¬ 
cer votos porque los deseos de ustedes 
ee vean coronados por el más halaga¬ 
dor de -los éxifos. 

Carlos Rodríguez Pintos. 
S|s. Fray Bentos, 3480, Unión. 


Montevideo, Agosto 23 de 1933. 

Señores Redactores de NUESTRA 

RAZA. 

Coft entera satisfacción, me he ente¬ 
rado del gigantesco paso a que os has 
entregado al gestar entre varios amigos 
la creación de una Revista que sea el 
paladín de nuestra colectividad y de 
nuestros esfuerzos que a veces se apa¬ 
gan por no tener ambiente entre quie¬ 
nes nos pudieran .acompañar muchos ve¬ 
ces. 

No dudo que con el esfuerzo que os 
despleguéis, en bien de nuestra causa, 
vuestros valores se cotizarán entre la 
gran falange de nuestra colectividad al 
precio más elevado que os pueda re¬ 
portar beneficios y al mástil más alto 
de vuestro desinteresado trabajo a que 
nos lleváis a unir de nuevo en camara¬ 
dería familiar. 

Son deseos míos que vuestro camino 
sea coronado de grandes triunfos y de 
grandes y extensivas victorias. 

J. G. Berón. 

* # * 

RENACIMIENTO PARA LOS COMPO. 

NENTES DE NUESTRA RAZA 


, Compañeros: así como una flor per¬ 
fumada, cortada por tiernecitas manos 
en deliciosas y apacibles tardes prima¬ 
verales, el alma grande del Destino gi¬ 
gantesco y florido, junto al inagotable 
amor y voluntad creadora de seres 
humanos, de nuevo como un primer be¬ 
so de la madre tierra, puso en mis ma¬ 
nos esta- hoja, adalid de tan digna 
causa. Esta hoja justa iluminadora co¬ 
mo la luz de un mundo que se levanta 
hasta el cielo alumbrando las almas, los 


nuestra raza 


«7 


cerebros, alumbrando el rincón más obs¬ 
curo. 

Compañeros, otra vez de nuevo lle¬ 
nes de amor y de altruismo volvéis a 
emprender la lucha en el camino que 
los azares del tiempo no han po¬ 
dido cerrar la florecida huella, que 
tan fuerte, en aras de un pasado inolvi¬ 
dable dejó cimentada con piedras de 
oro, esta resplandeciente hoja que vos¬ 
otros dirijís con anhelo, cultura, y des¬ 
interesados ideales, bregando por el 
bien de toda nuestra colectividad, lle¬ 
gando a todos los hogares, brindando la 
luz, la lectura instructiva de nuestros 
derechos personales y civilización que 
es testimonio fiel de nuestros más pro¬ 
fundos sentimientos. 

Compañeros: todo sea por el bien de 
nuestra querida raza, por el bien de 
nuestras familias, adelante, jamás po¬ 
dré olvidar de mi mente, que los mis¬ 
mos componentes de esta instructiva 
hoja, cuando en años atrás se escribía 
en la ciudad de San Carlos, y que no 
olvido que entre todos los activos co¬ 
laboradores, de esta floreciente hoja, 
contaban'con el reluciente, apoyo de la 
señorita María Esperanza Barrios, una 
mente clara e inteligente; entonces yo, 
como hoy, se me había confiado, hon¬ 
rándome con el /cargo de Agente, que 
por el engrandecimiento de nuestra que¬ 
rida raza, también luché con voluntad in¬ 
quebrantable y desinterés, siendo, tam¬ 
bién colaborador. Compañeros: que en la 
misma huella florecida que otra vez 
de nuevo volvéis 'a emprender vuestro 
camino, no encontréis espinas donde 
tengáis que detener vuestra apresurada 
marcha, para llegar a la cumbre de 


vuestros deseos, de vuestros ideales, de 
vuestros sentimientos. Ventura L. Ba¬ 
rrios, Tulio Gutiérrez, Sandalio Gutié¬ 
rrez, Pilar E. Barrios y demás compo¬ 
nentes de NUESTRA RAZA, reciban el 
cordial y afectuoso saludo de quien que¬ 
da a eus gratas órdenes. 

Quintín' Díaz Bonilla. 

(Pan de Azúcar). 


Los periódicos 


«LA VERDAD» 

El 15 de Setiempre de 1911 vió 
la luz pública en esta, ciudad el 
periódico racial »La Verdad» que 
apareció en un momento de inten¬ 
sa agitación sociál, de verdadera 
lucha por la superación cultural 
del medio, lucha que compartió 
con el periódico similar «La Pro¬ 
paganda» de anterior aparición. 

Si bien la acción tenaz de estos 
colegas no fué fecunda en realiza¬ 
ciones, fue eficaz, pues mantuvie¬ 
ron latente el espíritu social y de¬ 
mostraron la existencia de reales 
Valores. 

En el 22 aniversario de la apa¬ 
rición de aquella hoja de publici¬ 
dad, Nuestra Raza, que se sien¬ 
te hermanada en la aspiración 
realizadora que la impulsa, cita 
fecha y empresa. 


Contribuya Vd. con su esfuerzo 
a sostener esta obra de cultura 
que es Nuestra Raza. 



Desaparece un alte valor de nuestra raza 

Üf - • • -!- 


Mayor PEDRO PEREZ 

f EN ESTA CIUDAD EL 51 DE 
AGOSTO DE 1951 

NUESTRA RAZA deplora la de¬ 
saparición del ilustre conrazáneo, 
eb-Mayor Pedrp Pérez q»e indis 
cútiblemente representó un-valor 
— y, en homenaje póstumo publi¬ 
ca la foja de servicios del correc¬ 
to soldado dél Ejército Ñacional: 

Nacido el =26 de Noviembre de 1872 
en la ciudad de Meló (departamento .do 
Cerró Largo) ingresa, al Ejército Nacio¬ 
nal" él 13 dé Ene^o de Í891, como sol¬ 
dado del Batallón. deCázadores N.o 1, 

de 1893, a cabo í.ó'el 8 de Diciembre de 

' V 

de 1893, a.cabo l.ó el 8 de Diciembre de 
1893, a Sargento 2.o el 6 de Noviembre 
de 1896, a Sargento l.o el 1§ de Marzo 
de Í897, a Subteniente el 8 de Julio de 
1898 (7 años en el l.o de Infantería), 
e! 17 de Agosto pasa a la Compañía Ur¬ 
bana de Paysandú Hasta el 31 de Agos¬ 
to de 189.9, que pasa a Jteemplazo, el 
25 de Abril de 1900 presta servicios 
en la Compañía Urbana de Artigas, dos- 
de el l.o de Egero a) 4 de Noviembre 
de. 1904 en la División Artigas, primero 
5 posteriormente, ’^fir el Batallón 1 de 
Cazadores con el cargo de Teniente 2.o, 
en calidaá de- Agregadoj el l.o de Mar¬ 
zo de 1906 prestando servicios en el 
l.o de Infantería, es ascendido a Te¬ 
niente l.o graduado, el 25 de Agosto'de 
1909, a Capitán graduado el 25 de Agos¬ 



te de 1910, el 13 de .Setiembre de 1910 
pasa al destacamento de Paso de los 
Toros con el caigo de Teniente l.o, el 
l.o de Febrero de 1911 asciende a Ca 
pitan y el 7 de Febrero de 1917 obtiene 
el ascenso de Mayor, grado con el que 
había de retirarse 7 años más tarde, en 
1924. 

" Campañas,^! ¡litares 

\ '¡t 

11 a 12 de Octubre 1891. —^Represión 
de un “Soborno Militar”, encabezado 
por Pantaleón Pérez y .Duvimióso Terra, 
como parte integrante delJBatallón de 
Cazadores N.o-1. 








nüesTra raza 


9 


• ■■■■ 11 ^ ■ ■! ' ■ . .. - *■-■■■-■ ■ ■ - 

24 de Noviembre a 16 de Diciembre- 
de 1896. — Movimiento de Aparicio Sa¬ 
ra vía, como parte integrante del Bata¬ 
llón N.o í. 

Marzo 3 a Setiembre 18 de 1S97. — 
Movimiento, revolucionario de Aparicio 
Saravia, como parte integrante del Ba¬ 
tallón l.o de Cazadores. 

Enero 27 a Febrero 5 de 1899. — 
Alzamiento del Coronel Zenón de Te- 
zanos; en la misma unidad. 

Marzo 15 a Abril 15 de 1903. — Mo- 1 
vimiento de Aparicio Saravia; forman¬ 
do parte de la Compañía Urbana de 
Artigas. 

Enero l.o a Octubre 20 de 1903. — 
Movimiento de Aparicio Saravia, como 
parte integrante de la División Artigas 
y posteriormente como Agregado al Ba¬ 
tallón l.o de Cazadores. 

Enero a Febrero de 1910. — : Movi¬ 
miento deseármelo Cabrera; formando 
parte de la Compañía de Infantería 
N:0 2. 

Octubre 23 a Noviembre 23 de 1910. 
— Movimiento revolucionario de Basi¬ 
lio Muñoz; como parte de la misma 
unidad. 

Acciones de guerra 

1897. — “Tres Arboles”, el 17 de Mar¬ 
zo y "Cerros Blancos”, el 14 de Mayo 
formando parte del Batallón l.o de Ca¬ 
zadores. 

1904. — “Laguna Bonita”, el - 22 de 
Julio ^ “Masoller”, el l.o de Setiem¬ 
bre, cora© agregado del Batallón l.o de 
Cazadores. 

Heridas que recibió en servicio 

l.o de Setiembre de 1904. — Dos ¡te 
bala; en el hombro derecho y tercio 


superior de la pierna derecha, en la ba¬ 
talla de “Masoller”. Agíegado al Ba¬ 
tallón l.o de Cazadores. - 


JORGE MAC1EL BROWN 



NUESTRA RAZA, siguiendo la nor¬ 
ma de conducta prefijada en su progra¬ 
ma, cumple con el deber de destacar 
las virtudes de los elementos de nuestra 
colectividad que se hagan acreedores 
a ello. Hoy, en el primer año de la de¬ 
saparición de Jorge Maciel Brown, pu¬ 
blicamos su fotografía, como homenaje 
recordatorio hacia quien fuera en vida» 
digno ejemplo de innumerables méritos 
y ardiente propagandista del engrande¬ 
cimiento de la raza. 

Al trazar estas breves líneas, lo hace¬ 
mos con la misma emoción y la íntima 
congoja, que la noticia de su deceso nos 
prqdujo el 26 de Marzo de 1932. 








10 


nuestra raza 


INDUSTRIAS NACIONALES 

-- 


Hemos visitado en estos días la Oran 
Exposición Nacional, inagurada el 26 
del pasado, en el Mercado de Frutos. 

La impresión que se percibe al con¬ 
templar aquel conglomerado de útiles 
y de cosas, es inmejorable, e imposible 
de describir. 

Hay allí, en ese amplio local que re¬ 
corrimos a la ligera, ya que para lia- 1 
■cerlo detenidamente, se necesitan mu¬ 
chas horas, de todo un poco, y un poco 

1 i 

de todo, como se dice vulgarmente. 

Es un aspecto soberbio y magnífico 
el que ofrecen a la vista y al espíritu 
aquellos stands atestados y arreglados 
artísticamente, demostrando a la' vez, 
hasta dónde puede llegar el esfuerzo y 
la tenacidad, cuando se entra a luchar 
’eon un fin determinado. 

Es verdaderamente digno de aplauso 
y de encomio, el espíritu progresista y 
realizador de esos hombres, que en el 
afán de superarse, en nada se detienen 
con tal de llegar al'fin que se han pro¬ 
puesto. 

Digno es pues, de visitar esa hermo¬ 
sa exposición, para poder apreciar de 
cerca el alto valor que representa ese 
inmeneo stok de máquinas, artefactos, 
aparatos y productos que no son otros, 
que los mismos que en el diario reco¬ 
rrer de la ciudad, vemos exhibir en es"- 
eaparates y vidrieras, y que no pocas 
veces creemos que son artículos llega¬ 
dos del extranjero, cuando la verdad es, 

* 

que r.o solo su elaboración, sino hasta 
los materiales que en ellos se emplea, 
os generalmente nacionales. 


Sabíamos del gran desarrollo que han 
tomado algunas industrias del país, sa¬ 
bíamos también, que muchos artículos 
de consumo, que se expendían como de 
procedencia extranjera, y eran quizá 
por eso aceptados, — hoy una disposi¬ 
ción gubernativa ha cortado aquellos 
abusos — desde la mano de obra hasta 
la materia prima, son tan criollos co¬ 
mo el tala que crece en nuestros cam¬ 
pos... Pero' no queremos ocultar que 
nos quedamos atónitos ante tantas in¬ 
dustrias nuevas que vimos allí. 

Bien conocidas son por cierto, la in¬ 
dustria arrocera, cervecera, azucarera, 
de tejidos, de hilandería, etc., etc, pero 
a estas hay que agregar otras, como la 
fabricación de aluminio, de esmalte, ca¬ 
bles eléctricos, radio, cine, muebles de 
acero para todos los usos y costumbres, 
y luego una de las más importantes, co¬ 
mo lo es, la química industrial, cuyos 
productos, en muchos casos pueden pa¬ 
rangonarse con los mejores importados, 
y en algunos hasta los superan, según 
opinión de algunos técnicos, y muchí¬ 
simas otras más que escapan a nuestra 
memoria, y que no caben tampoco en 
esta pequeña reseña que hacemos. 

La Exposición Nacional, pues, ha te¬ 
nido un franco y rotundo éxito, y nos¬ 
otros queremos dejar constancia de 
nuestra admiración y de la alegría que 
nos produce, ya que es fácil preveer que 
cuando todo ese movimiento fabril, hoy 
en principio, tome su normal y total 
encarrilamiento, ha de traer grande i 
beneficios para la nación. 




NUESTRA RAZA 


H 


FIGURAS 


DE CASA 

Cachada... la honda; la cachó Nía, 
que se ha propuesto ejecutar las figu¬ 
ras destinadas a embellecer el recibi¬ 
dor de nuestra casa de trabajo, 
i Empecinado, sostiene que su habili¬ 
dad plástica ha de quedar plenamente 
demostrada' en esta ocasión y, continúa 
-trabajando... ¡que lástima! ¿aficiona¬ 
do... te equivocaron? Porque no em¬ 
pleas el tiempo .que no se detiene y no 
vuelve, practicando al football bien re- 
.munerado de la profesional primera? 

Te quiero ver hoy que se te ha dado 
el juego difícil de formar esa figura 
vulgar, pobre de lineas, huesosa; que 
por derecho de..', antigüedad ocupa ei 
tercer lugar, primero del (centro) de la 
composición en ciernes. 

Mira compañero, que hay que cuidar 
la armonía y, ese no armoniza ni con 
teclas, pero "hombre, esto es" a base de 
colores, refunfuña el compañero a quien 
le endilgamos la objección. 

Aclaración tan rotunda asegura que 
este ar-tis-ta que siente y domina cu 
arte, no cejará en su afán hasta tanto 
no dé por terminado el fresco, (en ver¬ 


dad, que estamos en .Setiembre y hace 
frío), lo dejamos, convencido que el ter¬ 
co brochista se ingeniará, le dará la 
armonía que nosotros negamos al. hom¬ 
bre - plegable, y trazará la figura, lle¬ 
nará el espacio... en blanco, no puede 
quedar. 

Este nuevo émulo de Blanco de Aguirre 
siente cierta adversión a la crítica por 
menos ironía que ésta contenga y toma 
sus precauciones!... No se oculta co¬ 
mo Aleijadinho (escultor brasileño, pero 
cuando trabaja como aquél — delibera¬ 
damente sacude la brocha a fin de que 
e,l "caldo" con que pinta y, deforma la 

forma, caiga sobre el curioso especta- 
* 

dor. 

Prevenidos nosotros también le pre¬ 
guntamos por Barrios, lo distraemos y, 
de paso contemplamos lo que ya surge, 
lo que ya se ve, esa forma pequeñísima 
de hombrecito que a no aparecer toca¬ 
do con un gacho que fué... tuvo... color y 
forma, daría la impresión de un wing. 
que veloz se desplaza por la línea de to¬ 
que. Así sintió, pintó y, quedará por mu¬ 
cho tiempo la “plegadiza” tercera figu¬ 
ra del fantástico fresco de Nía. 

Robledo. 


SECCIOÑ FEMENINA 

CONTESTANDO A ¡CHICHITA 


Simpática Chiehita: 

Es usted la que lanza, la primera pie¬ 
dra. Nuestro deber es secundarla en su 
tarea, usted veterana en estas lides, dis¬ 


culpará a la novicia que cale a su pa¬ 
so. Como la mayoría de los colaborado¬ 
res pobres son mis palabras, para ex¬ 
presar los pensamientos múltiples, que 



12 


NUESTRA RAZA 


desearía escribir, pero cuento con vues¬ 
tra benevolencia. >Sue palabras tendrán 
el eco que responda a sus aspiraciones 
que también son las mias, de reanudar 
ese lazo de unión tantas veces hecho, 
y vuelto a deshacer. Lo espero, y tam¬ 
bién de mi parte, haré lo que buena¬ 
mente pueda, en pro de nuestra raza. 
No será mucho porque mi palabra algo 
torpe no sabe desarrollar bien los pen¬ 
samientos que en mi mente bullen, pe¬ 
ro hay un refrán que dice: poco a poco 


se va lejos. Es necesario que las demás i 
mujeres de nuestra i*hza nos secunden, i 
Bien saben que cuanto la mujer quiere, i, 
cuanto obtiene. 

Volvamos, pues, a reanudar e<se lazo i 
de unión de nuestra clase, por medio 
del periodismo, seamos más unidos que 
la unión hace la fuerza. Pido a Chlchita, 
así como a los demás colaboradores, be¬ 
nevolencia, para mis mal hilvanados pᬠ
rrafos. 

Elena María Bridgurater. 



Por SELVA 


CUMPLE AÑOS la apreciable señora Núñez madre de la novia y el señor Héc- 
Matea de Camuzo el día 21 de Setiembre, tor Ocampo padre del novio. Les decea 
Le deseamos muchas felicidades. mos muchas felicidades. 


—El día 5 del corriente mes cumplió 
'-0 años, el jugador de football Leónidas. 
Con tal motivo fué homenajeado por sus 
compañeros. 

—Festejó su^aniversario el día 14 del 
corriente mes, la simpática señorita Delia 
Olivera. 

Con tal motivo se vió agasajada por 
un grupo de amiguitos, lo cual con la 
delicada figura de Delia formaron un es¬ 
pléndido ramillete de perfumadas flores. 

Una notable orquesta animó la fiesta 
hasta altas horas de la noche. 

CONTRAJO ENLACE el día 9 de este 
mes, nuestro conocido boxeador Guiller¬ 
mo Silva, con la elegante señorita Corina 
Areco. Una hermosa fie-ta cerró con 
broche de oro la boda de tan distinguidos 
contrayentes. 

—El día 7 de Octubre se efectuará el 
enlace de la señorita María Elena Núñez 
con el jóven Héctor Ocampo. 

La ceremonia religiosa se realizará en 
la Iglesia de María Auxiliadora siendo 
apadrinada por la señora María Elena 


BAUTIZAN el día 21 de Setiembre, al 
bebe que llevará el nombre de Ernesto 
Irineo Moran Camuzo, que se llevará a 
cabo en la Iglesia de Tierra Santa. Con 
tal motivo se realizará una lucida fiesta 
en el hogar de los esposos Moran Ca¬ 
muzo. 

OFRECE SU RESIDENCIA a sus 
amistades la familia Escalada de'Abosil, 
en la calle Arenal Grande 1732- 

—La señorita Eudoxia Pérez ofrece 
a sus relaciones su nuevo domicilio en la 
calle Quebracho 2079. 

ENFERMOS 

Restablecida la señora Carlota Paez 
de Barrios de la dolencia que la aque 
jaba. ' 

—Han estado enfermitos de bastante 
cuidado, los niñitos Mario Rube Custodio, 
María del Pilar Barrios y Booker Renée 
Cabral, este último fué operado de apen- 
dicítis con feliz éxito, encontrándose ya 
restablecido. 

Enfermo el Sr. Pablo Sánchez 






En tu día 


Hoy es madre mía el día de tu santo, 
por eso están llenos de risa y de canto 
el campo y el bosque, el sol y el jardín, 
todo está impregnado de sana alegría 
tan solo está llena la existencia mía 
de.una tristeza, que no tiene fin... 

Los pájaros trinan llenos de alborozo, 
el cielo se viste de un azul precioso 
se extasía y se mira en su espejo: el mar 
florecen los ceibos, y árboles frutales, 
su verde esmeralda muestran los trigales 
mientras las laderas, puebla el trebolar. 

Brinda su perfume la rosa encarnada 
la brisa que cruza está saturada 
de juegos, de cantos y risa infantil 
mil distintos ruidos llenan el ambiente 
y hacia allá, a lo lejos, musitar se siente 
la canción del río que corre sutil. 

La verde campiña recorre el ganado 
las fértiles tierras rotura el arado 
comienzan las aves la estival canción 
liban en las flores millares de abejas 
y en el campo abierto millares de ovejas 
lucen su sedoso y niveo vellón. 

Son bellos y hermosos los amaneceres 
tibios, dulces, suaves los atardeceres, 
como la caricia de un beso de amor 
y las noches tienen fragancia infinita 
que a mezclarse viene con la vidalita 
que a su amada canta tierno trovador. 

Hay luz en el cielo, hay luz en la tierra 
hay luz en el bosque; el llano y la sierra 
hay luz en las flores, las aves y el mar. 

Hay luz en las nubes, el viento y la brisa 
y en todas las cosas hay como una risa 
al posarse en ellas el beso solar... 

Hoy es madre mía él día de tu santo, 
y ya que natura te brinda su encanto 
yo ofrecerte quiero, también mi canción 
Hoy que la luz llena el campo y el río 
solamente hay sombras en el pecho mió, 
tan solo hay angustias, en mi corazón ! 

P. E. B. 

Montevideo. Setiembre de 1933, 










14 


NUESTRA RAZA 


> 


LA LEY DE VIENTRE LIBRE 

SE DICTO HACE 108 ANOS 


La abolición de la esclavitud era 
uno de los postulados que integraba 
el programa emancipador que pro¬ 
clamaron en America los patriotas 
que sostenían el ideal revolucio¬ 
nario de 1810 

Defensores de ese principio, ins¬ 
pirados en ese mismo espíritu de 
libertad los independientes que com¬ 
ponían aquel alto cuerpo legislativo 
que fue la Honorable Junta de Re¬ 
presentantes de la Provincia Onen 
tal que se conoce con el nombre 
de Asamblea de la Florida. 

Al declarar la Independencia Pa¬ 
tria, sin demora, como una de las 
más urgentes disposiciones, decla¬ 
maron libres sin excepción de origen 
a todos los que nacieren en la Pro¬ 
vincia; dice «Para evitar la mons 
truosa inconsecuencia que resultaría- 
de que en los mismos pueblos en 
que se proclaman y sostienen los 
derechos del hombre\ etc. ¿Este 
decreto de ley se dictó el 7 de 
Setiembre de 1825? 

A criterio del que escribe, esta 
ley de «Valorización Social» que 
habían de complementar decretos 
posteriores fué dictada el 5 de Se 
tiembre del mismo año 25; opma- 
mos así de acuerdo con el decreto 
que comienza diciendo —La Hono¬ 
rable Junta de Representantes en 
sesión del 5 de Setiembre ha acor¬ 
dado—-y sigue el texto. 


Al recordar una de las fechas 
de verdadera significación en la 
Reforma social de nuestro País; 
contrariando la afirmación de casi 
todos ios historiadores nacionales; 
rectificándoles, señalo la fecha real 
de aquella conquista de la civiliza¬ 
ción el 5 de Setiembre de 1825. 

E. C. 

Quintín Díaz Bonilla 

PINTOR 

TRABAJOS EN TODA CLASE 
DE IMITACIONES-PINTURAS 
Y DECORACIONES EN GENE¬ 
RAL— PAN DE AZUCAR (Dpto. 
de Maldonado). 


Recibimos y publicamos 


Montevideo, Setiembre 10 de 1933.— 
Señores Directores de la revista Nues¬ 
tra Raza. 

Aunque sé que voy a herir respeta¬ 
bles modestias, no puedo menos que 
así hacerlo en atencióu, que me siento 
obligada a agradecer delicadas atencio¬ 
nes recibidas, con motivo del deceso 
de mi esposo, a las cuales, guardo 
eterna gratitud, en compañía de mis 
hijos. \ 

,Si en la ruda horh de dolor, recon¬ 
fortó mi espíritu todas las sinceras y 
delicadas atenciones que pusieron de 
manifiesto, los amigos de mi inolvida¬ 
ble esposo, compartiendo con la misma 




NUESTRA RAZA 


15 


intensidad el dolor, que embarga inse¬ 
parablemente a mi vida; las actitudes 
posteriores a su recordación, entre 
ellas, la ornamentación de su tumba y 
ceremonias que al efecto se realizaron, 
me imponen, con toda severidad, que, 
en nombre propio y en el de mis hi¬ 
jos, reitere mi más sincero reconoci¬ 
miento: a los miembros del Comité de 
Homenaje y a la Junta Directiva de la 
Asociación > Atisina». que en t5do ins¬ 
tante supo rendir justicia recordatoria, 
al que fué en su vida, sincero amigo y 
entusiasta colaborador de sus activi¬ 
dades. 

También dejo mi especial mención a 
la Redacción de Nuestra Raza, que 
en su primer número, recuerda al ami¬ 
go y destaca el dolor, que entre sus 
colaboradores, su desaparición ha cau¬ 
sado. 

Ante tantas delicadas expresiones de 
afectos, señalaré a mis hijos; su derro¬ 
tero, y reciban en tanto, los grandes y 
buenos amigos, las expresiones de mi 
sincero agradecimiento — Obdulia de 
los Santos de Maciel Broten. 


Necrológica 

N1CASIA PIEDRAHITA DE'RAMOS 

Falleció repentinamente el día i del 
corriente la respetable señora Nieasia 
Piedraliita de Ramos. 

La extinta que era oriunda del de¬ 
partamento de Minas, estaba extensa¬ 
mente vinculada en nuestro medio don¬ 
de «i- hallaba radicada desde hace al¬ 
gunos años. 

La señora de Ramos, tuvo el culto de 
la amistad, modesta y bondadosa de¬ 
dicó las horas mejores de su vida al 
'servicio de sus semejantes. ' 

Hasta la necrópolis del Norte donjje se 
le dió sepultura, acompañaron 


tos un número crecido de sus relacio¬ 
nes. Paz en su tumba. 

Telob. 


También en la “histórica” Florida 


Leemos en cEl Diario»; 

< La delegación, había sido invitada a 
concurrir al Centro Democrático, donde 
se realizaría un baile en su honor, diri¬ 
giéndose sus integrantes al mencionado 
centro, pero hete aquí, que cuando iban 
a entrar dos jugadores ce color de Pe- 
ñarol, un señor Héctor Vicente, hizo co¬ 
nocer a aquéllos, que de acuerdo a dis¬ 
posiciones vigentes en los estatutos por 
los que se rige aquel centro, no le era 
permitido entrar. En vista de esto la De¬ 
legación, se retiró solidarizándose con sus 
compañeros, dirigiéndose poco después 
hacia la estación donde tomaron el tren 
de regreso. Este hecho fué censurado, 
por numerosas personas que no dejaron 
de reconocer que aquello era ¿irtft des cor¬ 
tesía, que se infería a PeñaroísL 

Comentarios; ¿para qué? 


Digno de destacar 


Debido a la gentileza del estimado 
conra/.aneo, dibujante grabador señor 
M. R. Méndez, NUESTRA RAZA luce 
en su frontipicio una artística carátula. 

Digno ele destacar, es el gesto alta¬ 
mente altruista del señor Méndez, al 
donar a nuestra revista una verdadera 
obra de arte—tod<¿ un símbolo — que a 
la vez cjue hace honor a sus relevan 
tes condiciones de dibujante, es fiel re- 
f1$jo de lo que puede confeccionar en 
su taller, montado con todos los ele¬ 
mentos modernos que se requieren pa¬ 
ra los trabajos a que dedica sus acti¬ 
vidades. 

Agradecemos al señor Méndez la de¬ 
ferencia que ha tenido para con noso¬ 
tros. 




16 


nuestra raza 


DE REDACCION 


Los redactores de NUESTRA RAZA 
no pueden pasar por alto el invalorable 
concurso aportado por distintos ele¬ 
mentos de la colectividad, haciendo lle¬ 
gar hasta nuestra casa, su palabra de 
aliento, cuando no sus colaboraciones, 
que han dado brillo y prestancia a esta 
humilde obra. — Entre otros podemos 
citar a M. H. Bottaro, todo nervio y 
acción; J. I. Cares, sensitivo espíritu, 
que — usando 'sus mismas palabras — 
«posee la fuerza prodigiosa y aleccio¬ 
nadora de su cálido optimismo»; G. Bé- 
rón, L. Suárez Peña y Alberto Pérez, di¬ 
námicos y valiosos elementos; Carlos 
Rodríguez Pintos y Quintín Díaz Boni¬ 
lla, dos jóvenes que se perfilan como 
toda una halagadora promesa y los cua¬ 
les tienen frases recordatorias para Ma¬ 
ría E. Barrios, una de las fundadoras 
de NUESTRA RAZA en su primera 
época, y que el hado fatal del destino, 
arrancara de nuestro lado hace ya algu¬ 
nos años. 

A todos, pues, nuestro agradecimiento 
y nuestra cordial bienvenida 


Correspondencia 

A Balazo. — Dos miembros del J.ija- 
dp viajan por el extranjero, no desespe- - 
re. Nunca es tarde. 

A Paulita (Rocha). — Puede seguir 
el curso en la Escuela Industrial. 


A Dody. — Dirijirse al Comité, si no 
tiene paciencia, exija la devolución de 
su trabajo. 

A Preocupado. — En la calle San Mar¬ 
tín y Libres, concurra, le conviene, 
por allí no hay ningún taller de zapa¬ 
tero. 

A Traviesa. — No intervine, el Júra¬ 
lo de ese concurso aún no falló, fallará; 
no pierda la esperanza que yo, ya la 
perdí. 

A Colo. — Construyala Vd. miemo. 
consiga cajones de auto y a la obra, re¬ 
sultan. ¿Si es que posee el terreno? 
Cuente conmigo. 

A León. — Su consulta es la décima 
cuarta que hemos recibido sobre el 
asunto. Se averiguará. 

Peraza. 


Toda persona de la co¬ 
lectividad que no haya re¬ 
cibido la revista y desee 
hacerse suscriptor a ella, 
puede solicitarla por escri¬ 
to o personalmente, al lo¬ 
cal de redacción: Constitu 
ción 1760 o a la calle Yí 
N.o 1361. 

Quedan enterados. 




r h K I I I D ICOS 
K !•: V I S T A S 
I. I I! K O S 


FOCLETO S 
M V R A T. F S 
F A ('TV R A S 


TALLERES GRAFICOS 

“EDITORIAL MODERNA” 


i .-..-. 

PRECIOS SIN COMPETENCIA 

CALLE Yl 1361 MONTEVIDEO 


Ll 










Di lili,] 08 



y Sellos 
de Goma 



Chapas calabas 
' y grabadas 
en bronce 


Y I 1276 - MONTEVIDEO